Grupo de capoeira Extremeño Ebano.


    Consejos para mantener el físico en vacaciones.

    Comparte
    avatar
    loren

    Mensajes : 55
    Fecha de inscripción : 11/06/2010
    Edad : 35
    Localización : Badajoz

    Consejos para mantener el físico en vacaciones.

    Mensaje  loren el Miér Jul 25, 2012 1:49 am

    Con la llegada de las vacaciones también llegan con más frecuencia de lo normal los aperitivos, las cervezas, los helados, los cócteles, las copas, las comidas con sobremesa, el picoteo etc… Cuando entramos en esta dinámica durante un periodo prolongado de tiempo, es fácil coger aquellos kilos que tanto cuestan perder cuando entrenamos.
    No hace falta que sigas una dieta estricta que amargue tus vacaciones, pero una buena planificación te ayudará a equilibrar la balanza.
    Puedes comer de todo, tanto dulce como salado, siempre que lo hagas de forma inteligente, por ejemplo con pequeñas cantidades repartidas en cinco ingestas, dosis de actividad, alimentos sanos, mucha fruta y mucha agua. Disfruta del placer de comer bien, sano y ligero, estés donde estés. Cuidarse es más fácil de lo que parece.

    La bebida:
    La más saludable es siempre el agua fresca, que además si le añades una rodaja de limón tiene un ligero efecto antioxidante. La cerveza tiene un gran poder hidratante y drenante, pero no tomes más de dos si no quieres que tu tripa se hinche. Si tomas cerveza mezclada con refresco contendrá más calorías, la mejor opción es beber cerveza sin alcohol o sola.

    Si puedes, evita los refrescos aunque sean light, contienen edulcorantes poco saludables. Los zumos naturales sin azúcar añadido también son una excelente opción, sobre todo si llevan zanahoria. Si vas a un resort, cuidado con el alcohol, es la mayor fuente de calorías vacías, limítate a tomar sólo un tipo de bebida.

    La comida:
    Aprovecha cuando estés en la costa para comer pescado y moluscos a la plancha o al vapor ya que engordan poquísimo. Controla la cantidad de pan y salsas, pero sobre todo los postres dulces. Si te comes una paella que sea plato único, la cual puedes combinar con una infusión de helado de hielo como postre. No renuncies a los helados pero tómalos mejor entre horas y antes de la noche para que puedas quemarlos. Para picar, nada como la fruta fresca o un puñadito de frutos secos, las pipas de calabaza peladas son excelentes y contienen muchos antioxidantes.

    Aunque te encuentres en un lugar que disponga buffet libre, no te sirvas más comida de la que sueles tomar. En las comidas, evita los dulces. Y si caes en la tentación, da un paseo en lugar de echarte la siesta. Elige siempre los platos menos elaborados y sencillos para que puedas ver los ingredientes. Procura tomar siempre una ensalada para comenzar y una plato principal con guarnición verde. La carne con ensalada es otra fusión muy buena.
    Si has comido demasiado durante el día, sáltate la cena o come sólo fruta. Cuantas menos cosas mezcles en la comida más fácil serán las digestiones. Si no puedes resistirte con la comida, al menos un día a la semana pásatelo a fruta, agua y zumos naturales.
    La piña es excelente en el desayuno, como postre y para hacer curas desintoxicantes de un día. La sandía es el mejor tentempié entre horas, rica en agua y potasio, te hidrata, te ayuda a eliminar toxinas y tiene poquísimas calorías.

    Dedica un poco de tiempo al ejercicio:
    Evita pasarte horas tumbada bajo el sol. Después de cada comida, da un paseo en lugar de tumbarte todo el día. Si te bañas y paseas varias veces al día estarás haciendo tanto ejercicio como en un gimnasio. Juega a las palas, al vóley, haz abdominales y estiramientos.

    En la playa:
    Plantéatelo como tu particular centro de talasoterapia y entrenamiento personal. Caminar por la orilla no sólo es un ejercicio excelente sino que masajea tus pies y activa la circulación.

    Si andas dentro del agua, la resistencia se intensifica y aumenta la quema de calorías. Saltar olas o nadar es uno de los entrenamientos más duros que existen. Por la tarde, camina por el paseo marítimo para relajarte con el sonido del mar.
    Hacer yoga o estiramientos junto al mar a primera hora del día es un maravilloso ejercicio para poner en marcha tu metabolismo, llenarte de energía, calma y buen humor. Puedes aprovechar tu estancia en el mar para hacer surf, wind surf, kite surf u otro deporte náutico.

    En el campo o la montaña:
    Si tu destino de vacaciones es una casa rural, una estancia en un camping, en la montaña o en un pueblo, aprovecha para descansar, respirar aire puro y comer bien pero sin desestabilizar la báscula.
    No hace falta que seas un experto montañero para practicar el deporte rey de la montaña, el senderismo, pero ten siempre en cuenta que si nunca lo has practicado debes comenzar con rutas cortas y sencillas. Si estás en una casa rural o un camping seguro que pueden indicarte las mejores rutas de la zona, si por el contrario resides en un pueblo busca una oficina de turismo o habla con los habitantes de la zona. Lo importante es que camines aprovechando las horas de menos sol, que te hidrates bien antes, durante y después de la actividad y que hagas comidas que te proporcionen energía inteligente como el pan, los frutos secos o los cereales.
    Algunas zonas naturales nos ofrecen la oportunidad de contratar pack de aventuras que contienen actividades como tipo trekking, barranquismo, descensos de ríos, ferratas etc… Te lo pasarás genial y quemarás muchas calorías, ya que este tipo de actividades suelen durar varias horas, lo que supone un gran aliciente para tu metabolismo.
    En el campo, en un pequeño pueblo, en la montaña, todo invita a bajar el ritmo. Aprovecha para dormir más, disfrutar de las pequeñas cosas, leer, pasear, nadar, practicar yoga o tai chi, meditar a solas etc… Volverás como si hubieras estado en un centro de terapias alternativas.


    En la ciudad:
    Las tentaciones para tu línea van a ser muchas. La jornada reducida te proporcionará más tiempo para ir de terrazas, para comer fuera, para echarte la siesta, para darte caprichos y olvidarte del entrenamiento.
    En las terrazas tu gran enemigo no sólo son las cervezas o los refrescos, sino el aperitivo que suelen acompañarlos como pueden ser las patatas chips. No te quites el hambre con los aperitivos si piensas cenar más tarde, evítalos o pide aceitunas, más sanas y menos calóricas.
    Si tienes mucha hambre, pide algo ligero, como unos berberechos, pimientos, jamón o queso. Si vas a tomar copas, recuerda que al estar de reposo en una terraza no quemarás las calorías. Como consejo a tener en cuenta para esto, vuelve a casa andando o da un paseo después de pasar un rato en una terraza.


    Helados:

    En verano son una tentación, pero para aquellos incluyéndome yo, que no pueden resistirse a la tentación quiero aportar que los de hielo son lo que tienen menos calorías, en cuanto a los de bola búscalos lo más naturales posibles y mejor sin cucurucho.
    Si los tomas con medida pueden ser un buen alimento, por ejemplo a media tarde mientras paseas, por la noche si luego vas a cenar algo muy ligero, incluso a media mañana. Una bola de helado también es un buen postre que puede facilitarte la digestión.

      Fecha y hora actual: Mar Sep 26, 2017 12:10 am