Grupo de capoeira Extremeño Ebano.


    Los aspectos míticos y religiosos.

    Comparte
    avatar
    loren

    Mensajes : 55
    Fecha de inscripción : 11/06/2010
    Edad : 35
    Localización : Badajoz

    Los aspectos míticos y religiosos.

    Mensaje  loren el Mar Dic 27, 2011 3:37 am

    La capoeira, que sirvió para defenderse e incluso para matar, y que actualmente sirve para educar, pero que ante todo siempre fue un grito de libertad, de reafirmación de una cultura, de un pueblo oprimido, reflejo de la triste historia de cuatro siglos de esclavitud en Brasil, hoy está dejando pasar casi desapercibido dos de sus aspectos que más la habían representado en sus inicios, los componentes mítico y religioso. Dichos componentes han sido algunos de los que más curiosidad han suscitado a lo largo de su trayectoria. Ambos temas siempre han estado rodeados por múltiples debates, opiniones y muchas historias contadas que representan la cultura popular, una de las formas más importantes de transmisión de los conocimientos.

    En la parte mítica de la capoeira encontramos en Besouro Mangangá (Manuel Henrique Pereira) uno de los personajes más representativos. Todavía hay mucha gente que dudan de su existencia, aún cuando hay quien afirma categóricamente, como es el caso del fallecido mestre Cobrinha Verde (Rafael Francia), haber convivido y aprendido capoeira con Besouro. Si bien es cierto, la única prueba de su existencia fue hallada recientemente en su certificado de defunción, localizado en la casa de la Misericordia de Santo Amaro de la Purificación.
    En la memoria de los más antiguos habitantes de Bahía, el personaje de Besouro goza de fama por protagonizar innumerables historias y cuentos, revelando su astucia en el enfrentamiento con la policía, su valentía al luchar y al derrotar a varios oponentes al mismo tiempo, pero principalmente, debe su fama al mito de tener el cuerpo cerrado por obra de su iniciación en las artes de la magia africana, que le permitía transformarse en un objeto o insecto y después volver a su forma original e incluso salir volando en caso de necesidad.

    [size=12]El mestre João Pequeno de Pastinha (João Pereira dos Santos),que era el discípulo más importante de mestre Pastinha, avalaba que Besouro era primo de su padre, que desde niño, oía hablar de sus proezas. Por eso, quería aprender capoeira para ser valiente como el propio Besouro. Según contaba el padre de João Pequeno, Besouro podía esconderse de cualquier persona que pasara por delante de él y esta no lo veía. João Pequeno asegura que su padre también estaba preparado en la materia de la oración y tenía ciertas cualidades, incluso, la de desaparecer.
    João Pequeno nos dice acerca de su padre que:
    -El estaba andando así, en un camino y cuando veía a una persona que él no quería que lo viera, la persona no lo veía-.

    En el campo de la literatura, el personaje de Besouro, que narra sus historias en el libro de Feijoada no paraíso, de Marco Carvalho, cuenta como aprendió capoeira con Tio Alípio;
    ``...Ya era viejo cuando lo conocí, pero parecía haber sido así desde siempre. Caminaba suavemente, pisando con cuidado en el piso como si fuera un gato´´.
    Tio Alípio era un ex-esclavo que cuando era joven, despertó pasiones en la señora de un ingenio azucarero, causando la ira del patrón, que mandó matarlo. Pero el muchacho estaba preparado en la creencia de los linajes de fe del pueblo Yorubá.
    En otro parte del libro el personaje de Besouro revivido por Carvalho nos cuenta que;
    ``Tio Alípio me enseño mucho. Con la calma del partero de los años que la eternidad engendra. Él era negro, de aquellos que miraron profundamente en los ojos de la maldad y vieron la única forma de salir de allí. La capoeira es el arte del dueño del cuerpo y de otros tantos. Porque si no el que come primero, el astuto, es el que no es ni nunca fue, el de pie redondo, el remolino, el no hablado, el tristón, no. Capoeira es de Dios. En el mundo mucha gente tiene mandinga, el cuerpo tiene poesía, el pájaro tiene pico. Capoeira tiene axé. Mi padre y mi mestre me enseñaron. Y esto no es poca cosa. Pero la miel no conoce la flor ni reconoce a la abeja. El que me enseñó capoeira conocía. El juego de la capoeira´´.

    El aspecto mágico y misterioso, conocido en el universo de la práctica de la capoeira como mandinga, es el elemento fundamental para la comprensión más profunda sobre esta manifestación. El sustantivo mandinga, según el investigador Waldeloir Rego, se refiere posiblemente a la región Mandinga, en África occidental, bañada por los ríos Níger, Senegal y Gambia, ya que entre los africanos deportados a Brasil existía la creencia de que en esta región vivían muchos hechiceros. Así, en lo que atañe a la participación del capoeirista con la magia, constituyeron mitos todavía presentes en la memoria colectiva de la capoeira.

    El gran mestre Valdemar da Liberdade dijo una vez al investigador Luiz Renato Vieira que los mestres del pasado:
    ``Tenían mucha mandinga, se convertían en hoja, en bicho. Aquello era propio para el barullo. Besouro era un gran capoeirista, pero todo debajo de oración´´
    En las palabras de mestre João Pequeno nos cuenta una versión de la muerte de Besouro, según la cual su mandinga fue quebrada:
    ``La mandinga existe en la capoeira, también un patuá que se usaba en el cuello. Dentro del patuá, había oraciones, oraciones que preparaban al cuerpo, oraciones para que el cuchillo no pueda herir. Las personas con el cuerpo sucio que tienen relaciones sexuales no están preparadas y tienen el cuerpo abierto. Fue así como aprovecharon para matar a Besouro. El durmió en casa de una mujer y al día siguiente cuando estaba volviendo, pasó por debajo de una cerca de alambre, y el alambre hirió sus espaldas, entonces él vio que aquel día estaba débil. Y ese día mataron a Besouro, con un cuchillo preparado de tucum, que es una palmera del monte´´.
    João Pequeno también cuenta que quien entrenó por primera vez a Besouro fue un negro llamado Juvencio, que trabajaba como herrero, eso cuando todavía vivía en Mata de São João, en el interior de Bahía. El cuenta que Juvencio era amigo de Besouro, con quien convivió mucho tiempo, y por eso podía contar muchas historias.

    El mestre Cobrinha Verde era uno de los que más valorizaba las artes de la mandinga, atribuidas a las enseñanzas que recibió de Besouro y de otros conocedores de estos oficios en Santo Amaro de la Purificación, en el Recóncavo bahiano. ÉL cuenta que esas enseñanzas lo ayudaron a librarse de multitud de situaciones de peligro enfrentadas durante sus aventuras por los lugares donde pasó, incluso referentes a su participación en bandos armados que recorrían el interior del nordeste brasileño:
    ``El escapulario que yo usaba tenía oración de Santa Inés, de Santo Andrés, de Siete Capillas. Tenía siete hojas. Después de usarlo, lo ponía encima de la mesa de un plato virgen. Él saltaba, porque estaba vivo. Pero hubo un problema, porque huyó y desapareció de mi lado. Tuvo que ser algún error que yo cometí. Cuando entré en el bando de Horacio de Montes con diecisiete años, yo ya tenía ese escapulario. Él me libró de muchas cosas. Quien me dio ese escapulario fue un africano que hasta la fecha, cuando yo hablo de él, mis ojos se quedan llenos de agua. Él se llamaba tio Pascoal´´
    Cobrinha Verde se definía como católico, pero no dejaba de recurrir también a las tradiciones religiosas africanas para cerrar su cuerpo con la intención de protegerse de los enemigos de este mundo y del otro. Una de las oraciones que usaba para rezar era la siguiente;

    Valedme São Silvestre,
    y los ángeles veintisiete por la camisa que viste,
    así como ablandaste los corazones de los tres leones.
    encima del cerro clavado de pies y manos,
    ablandadlos debajo de mis pies olvidados,
    más mansos que la cera blanca,
    si ojos traen, no me verán,
    si boca traen, no me hablarán,
    si me pagan, no me alcanzarán,
    si su cuchillo me traen,
    es de agarrase como nuestra señora agarró al arco celeste,
    cachiporra para mí debe ser quebrada,
    así como nuestra señora quebró las ramitas para hervir la leche de su bendito hijo,
    arma de fuego hacia mí apunta,
    es de correr agua por el caño, sangre por el gatillo,
    así como nuestra señora lloró lágrimas por su bendito hijo.
    Amén.

    Las palabras de los capoeiristas más antiguos definen la mandinga como un componente fundamental de la capoeira. En el contexto de la capoeira, el termino mandinga designa tanto la malicia del capoeirista durante el juego, como haciendo cintas, fingiendo golpes y engañando al adversario, como una cierta dimensión sagrada, un vínculo del jugador con el misterio de las religiones afro-brasileñas.

    La mandinga es uno de los elementos que diferencian la capoeira de Angola y la regional, según la visión de algunos maestros. La capoeira regional se está distanciando cada vez más de los elementos míticos y religiosos presentes en la tradición africana salvo en algunas excepciones. Eso acaba determinando en una estética de juego y un sistema simbólico propio, que dan más importancia a la técnica que a la malicia, al enfrentamiento directo que a la disimulación. Esto no quiere decir que dichos elementos no existan entre algunos practicantes de capoeira regional, sin embargo, se presentan en menor escala.

    Al pie del berimbau, los dos capoeiristas se agachan para iniciar el juego. Ese momento es considerado especial, porque en las rodas de capoeira de Angola, según mestre Pastinha, la tradición nos habla que existe un tiempo para que cada jugador estudie a su compañero, intente descifrar su juego, prepare con cuidado su golpe, que es dado en el momento adecuado. Un capoeirista considerado mandinguero es aquel que va cebando al otro, es decir, va aguardando sin prisa un descuido para aplicar su golpe certero. Es por eso que al pie del berimbau, local de ingreso y salida del juego en la capoeira de Angola, es un lugar sagrado donde se juntan el inicio y el final, el pasado y el presente, el cielo y la tierra, el bien y el mal, la vida y la muerte. El corazón late más fuerte, la respiración se altera y los ojos se fijan en los de su aliado de juego, que puede convertirse en su verdugo. Por eso, al pie del berimbau, algunos capoeiristas se persignan. En ese momento la mandinga se expresa con la señal de la cruz, o por los trazados que el capoeirista hace con las manos tocando el suelo, hábito que se ha perdido en el tiempo entre los antiguos angoleiros.
    También se aprovecha este momento para pedir protección a los orixás o a los santos, a través de gestos propios, con las manos y con el cuerpo, o incluso mientras se canta una ladainha. En el momento en que el berimbau resuene con los sonidos ancestrales y pida la protección de los antepasados, los dos jugadores se estrecharan la mano, y el juego comenzará.
    Se dice que el berimbau se usaba en África para conversar con los muertos.

    El componente de la magia que reviste al universo de la capoeira, aunque proviene de la imaginación popular, expresa el vasto campo de esta manifestación afro-brasileña y de sus conexiones con lo sagrado, así como muchas de las manifestaciones y tradiciones presentes en el universo de la cultura popular en Brasil. La dimensión de lo sagrado tiene para el pueblo un sentido muy especial y profundo, que determina sus creencias, sus modos de vida, sus sueños, sus luchas, sus victorias y sus derrotas.
    La práctica de la capoeira, en los últimos años, se ha transformado en un negocio turístico que sólo sirve para deslumbrar a los espectadores a través de movimientos acrobáticos, alejándose de sus características más tradicionales, de los rituales, de la parte ancestral, de la mandinga. Sin embargo, ese proceso no se produce sin resistencias y oposiciones. La reverencia a sus antepasados y a las formas tradicionales de su práctica, dan valor a esta manifestación surgida de la esclavitud, de la creencia, de la alegría y del sufrimiento de un pueblo.

    Gran parte de la fuente de información de este archivo fue obtenida de la revista Textos do Brasil del artículo escrito por Pedro Rodolpho Jungers Abib.

      Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 3:23 pm