Grupo de capoeira Extremeño Ebano.


    El exilio de la capoeira.

    Comparte
    avatar
    loren

    Mensajes : 55
    Fecha de inscripción : 11/06/2010
    Edad : 35
    Localización : Badajoz

    El exilio de la capoeira.

    Mensaje  loren el Miér Mar 30, 2011 12:09 pm

    Para comprender mejor la época más oscura de la capoeira, comenzaré explicando con un breve resumen los procesos que sucedieron en la vergonzosa y triste época de esclavitud en Brasil.

    En 1863, Brasil se había convertido en el único país del mundo que mantenía un sistema esclavista.

    En 1813 la asamblea general constituyente dicta la libertad de vientres, que consistía en otorgar la libertad a los hijos nacidos de esclavos, la aplicación del pretexto decía, que el hijo nacido de un esclavo pasaba a formar parte del patrimonio del propietario de su madre. Pese a sus aparentes logros, la ley no satisfacía a nadie, ya que mientras los esclavistas sentían que cada vez estaban más amenazadas sus posesiones, los promotores abolicionistas consideraban esta ley insuficiente y anunciaban que la primera medida a tomar tenía que ser la liberación total de todos los esclavos del territorio nacional.

    En 1871 el parlamento de Brasil sancionó la ley río branco que establecía la libertad de vientre.

    De acuerdo al censo de 1872, 6 de cada 10 brasileños eran negros, esto explica el elevado número de esclavos que habían exportados desde otros países a Brasil entre los años 1811 y 1850.

    En 1871, el parlamento de Brasil sancionó la ley de branco, que establecía la libertad de vientres.

    En 1884 las regiones de Ceará y Amazonas liberaron a sus esclavos.

    En 1888, después de años de derramamiento de sangre y de la presión de varios países como Inglaterra y Holanda, que seguramente no estaban obteniendo beneficios de la esclavitud, se firmó la abolición completa en Brasil, que causó la caída de la monarquía.
    El emperador Pedro II había viajado a Europa y dejó a su hija, la princesa Isabel como regente. En mayo de ese año, cediendo a las presiones de los abolicionistas, Isabel firmó la llamada Ley de Áurea, que despierta reacciones entre los propietarios de esclavos, hasta el punto de erosionar las bases políticas de la monarquía. Se declaró la libertad total para los casi 700.000 negros que aún permanecían esclavizados.

    En 1890, Brasil se proclama república y la capoeira es prohibida por la ley permaneciendo así hasta 1937.

    En 1972 según la resolución del Consejo Nacional de Deportes la capoeira se volvió deporte competitivo.

    El 1 de Enero de 1973 la capoeira fue reconocida deporte nacional brasileño.


    Años de oscuridad.
    La abolición de la esclavitud trajo una nueva etapa en la historia de la capoeira que le ocasionó más daño que beneficio. No mucho tiempo después de la abolición vino la caída del Imperio y con ello llegó un nuevo golpe contra los ex-esclavos, pues su amada capoeira no sólo no recibió la libertad como ellos, sino que ahora mediante la ley, la capoeira era considerada delito federal y los capoeiristas se volvieron violentos.
    Abandonados a su propia suerte, los esclavos liberados buscaban desesperadamente una ocupación, muchos fueron reclutados por el ejército y combatieron en la guerra de Paraguay, en el llamado Batalhão dos Zuavos, sin embargo otros fueron marginados por una sociedad a la que no pertenecían y se buscaron la forma de vivir al margen de esta, dedicándose a trabajos sucios, ya que era el método más eficaz de ganarse el pan en los tiempos que corrían. Si tenemos en cuenta que los eslavos provenían de tribus que habitaban el corazón de África y que nunca antes habían vivido en libertad dentro de una ciudad, es de entender que encontrasen serios problemas para convivir dentro de una civilización evolucionada. Decenas de ex-esclavos, hombres marginados y discriminados, acostumbrados a un régimen de opresión, al trabajo forzado, la explotación, a las injusticias, el racismo y los castigos, de repente son libres, libres en una nación en construcción y libres para elegir el rumbo de su nueva vida. Pero como ha ocurrido siempre en la historia de la humanidad, la sociedad dominante estaba por la labor de que las cosas cambiaran lo menos posible, es decir, seguían dándole un trato de esclavo al negro liberado, tal vez, ahora simplemente, con trabajos donde percibían un salario mínimo. Por otro lado, se encontraban los descendientes rebeldes de los antiguos
    quilombos, que en vez de encontrarse refugiados en los matorrales ahora libraban sus batallas en los confines de la ciudad, en los barrios bajos, desde donde reconstruirían su sociedad. Dentro de estas comunidades, se formaban las maltas con los elementos más adecuados para sus fines, ya que sobrevivían de esto. La maltas se componían de ladrones, malandrines, charlatanes y de salvajes peleadores que se disputaban constantemente el derecho de liderar estos grupos. Ahora, las expediciones que el ejército efectuaba para la destrucción de los quilombos eran sustituidas por las incursiones de la policía en las favelas, por lo que si nos paramos a analizar la situación, a simple vista la vida era de otra forma, pero en el fondo nada había cambiado.

    Capoeira, un delito federal.
    Durante este periodo, la capoeira cayó en la marginalidad al quedar vinculada con las maltas, la población de las favelas y sociedad marginal de las calles, en los barrios, las peleas entre capoeiristas eran constantes, provocaban robos, asaltos y faltas morales e ilegales, se reunían en las esquinas y jugaban capoeira para distraerse y pasar el tiempo, aprovechaban para reclamar su situación social a través de canciones. Muchos de estos grupos hurtaban, molestaban y mataban, entre estos se encontraban las famosas maltas.
    El capoeirista de aquél entonces cargaba siempre con una hoja de navaja para protegerse. A veces, cuando en una roda se subían los humos, echaban mano de su navaja y con ella finalizaba el juego que mas bien era una pelea. Se cuentan que hubo peleas ilegales donde los capoeiristas se ataban cuchilla en los pies y peleaban con ellas, esta práctica era sangrienta y en ciertas ocasiones mortal, hoy en día existe un juego llamado
    juego de navalha que rememora la antigua práctica de los capoeiristas que adoptaban esta aptitud. Todos estos hechos llevaron a infundir el temor de la población hacia los capoeiristas, pero sin duda, gran parte del mérito de que la capoeira fuera marginada y posteriormente prohibida, hay que otorgárselo también a los políticos corruptos que contrataban a los capoeiristas con el fin de convertirlos en sus guardaespaldas o para provocar tumultos en época de elecciones, hubo numerosos políticos que utilizaron capoeiristas como sicarios para eliminar a la competencia.
    Finalmente la acumulación de los factores citados en los párrafos anteriores condujo a la prohibición de la capoeira, la cual sería considerada delito por casi 50 años. Según el decreto 847 del código penal brasileño, la práctica de la capoeira se castigaba con 50 a 300 latigazos, con una pena de prisión de tres meses a un año, o con la deportación a la Isla Fernando Naronha, convertida hoy en un paraíso turístico.modificó la capoeira tradicional en la década de los 30, desarrollando así, la lucha regional bahiana, o lo que hoy conocemos como capoeira regional, Bimba fue pionero en abrir legalmente una escuela de capoeira en Brasil en el año 1937, en ese mismo año el presidente de Brasil, Getúlio Vargas la excluyó del código penal brasileño gracias a una exhibición que el mismo Mestre Bimba junto a sus alumnos protagonizaron en las cortes, con lo que demostró que la capoeira era un arte noble. Aunque se dice que la escuela de Bimba se abrió legalmente en 1937, ya estaba abierta al público desde 1927.


    Datos de interés citados por la historiadora Maya Talmon.
    La historiadora Maya Talmon, cuyo trabajo consta en reunir escritos policiales del siglo XIX referentes a la criminalización de la capoeira, afirma que en cuestión de décadas el juego pasó a ser un peligroso acto criminal, la capoeira se describía como una herramienta que permitía cometer ofensas y actos criminales. Los capoeiristas eran caracterizados como asesinos de sangre fría quienes eran rebeldes y socavaban los fundamentos de la sociedad brasileña.

    Los castigos a inicios de siglo por hacer capoeira a pedido del Emperador ya eran severos y podían variar según se creyera oportuno, podían ser desde tres meses de prisión y de 50 a 300 latigazos.

    Según Maya Talmon, en los libros de la policía se encuentra un registrado de 483 arrestos hechos en Rio de Janeiro entre los años 1820 y 1821 por practicar capoeira.

    Entre el 15 de noviembre de 1889 y el 13 de enero de 1890, es decir en menos de dos meses, incluso antes del código penal, más de 110 capoeiristas fueron hechos prisioneros. Muchos fueron deportados a prisión sin grandes pruebas.

    El 15 de noviembre de 1890 Rui Barbosa manda incinerar los documentos relacionados con la esclavitud, y se pierde gran parte de los documentos concernientes a las raíces de la capoeira y a la vida de los esclavos traídos a Brasil.

    Nota
    Ser capoeirista en aquel entonces era sinónimo de criminalidad, mala vida, deshonestidad y vagabundez. Esto se debe a que tras la proclamación de la abolición de la esclavitud en Brasil, se creó un nuevo sector en la población con un gran índice de ignorancia y lleno de necesidades que la libertad no trajo consigo. Tras haber sido tratados como esclavos durante largos años, ni ellos ni sus antiguos amos pudieron adaptarse a la nueva forma de vivir. Descuidados y rechazados, los ex-esclavos, trataron de encontrar un nuevo modo de vida con gran recelo a sus antiguos patronos, y contra de todo aquello que representara su pasado opresor.
    La capoeira ha sido una de las claves en la lucha por la libertad del pueblo sufrido que hizo de su cuerpo una verdadera arma letal contra la opresión. El esclavo también contó con sus danzas y músicas para camuflar y mantenerla en secreto hasta el momento de la gran batalla que culminó con la abolición de la esclavitud. Por desgracia, hoy en día sigue existiendo la esclavitud y la última batalla aún no ha cesado, tenemos que seguir luchando para romper esos grilletes que nos tienen atados de pies y manos.

    “Los negros usaban la Capoeira para defender su libertad. Mientras tanto, malandrines y gente infeliz descubrieron en esos golpes una manera de asaltar a los otros, vengarse de enemigos y enfrentarse a la policía. Fue una época triste de la capoeira. Lo conocí, lo vi. En las bodegas de los puertos… lucha violenta, nadie puede contenerla. Yo se que todo eso es una mancha sucia en la historia de la capoeira, ¿mas un revólver tiene la culpa de los crímenes que practica? ¿Y el puñal? ¿Y los cañones? ¿Y las bombas? La Capoeira Angola parece una danza, mas no lo es. Puede matar, ha matado. ¡Bonita! Con belleza contiene su violencia.”

    Mestre
    Pastinha

      Fecha y hora actual: Mar Sep 26, 2017 12:20 am